13 Sep Casas Rurales Arroal, la ilusión por compartir lo nuestro

Casas Rurales Arroal son el resultado de un sueño. Un sueño que en su día decidimos que había que hacer realidad, porque los sueños son para vivirlos despiertos.

Arroal, para quien no lo sepa, es la combinación de tres nombres: Atilano, Rosa y Alberto, una familia que allá por el 2004 nos embarcamos en un proyecto que se inició con Arroal 1 y que en 2007 creció con Arroal 2, todo gracias al esfuerzo y al sacrificio, con nuestro trabajo y sin ningún tipo de ayuda por parte de las administraciones, pero sí con el apoyo incondicional de la familia y los amigos, movidos por el amor a la tierra donde nacimos.

Este amor incondicional nos llevó a pensar en que el turismo rural era una gran inversión, porque cuando tienes la gran suerte de vivir donde nosotros vivimos, de conocer las tierras que conocemos, no es justo que sólo lo disfrutemos unos pocos. Nuestro sueño no era sólo tener casas rurales en las que la gente se alojara,  era mostrar lo nuestro y enseñar a amarlo, a respetarlo y que, quienes  vinieran a Sotoserrano, no fueran sólo turistas, si no que fueran personas que al regresar a sus casas se dejaran parte de sus almas aquí. Gente que guardara el recuerdo de nuestra tierra como si fuera un auténtico tesoro.

Yo, Atilano, nací en Sotoserrano comarca de Batuecas-Sierra de Francia y Rosi nació en Las Hurdes, en el Cotolengo (Nuñomoral). Confesos amantes de  las dos comarcas. Además de las casas rurales, Rosi y yo tenemos otros trabajos y campo con olivos y cerezos.El  tercer miembro de Arroal, Alberto, de 18 años, ahora estudia en Salamanca.

Nuestro estilo de vida consiste en  trabajar y trabajar, para sacar adelante nuestra familia y las casas, para mostrar al mundo la suerte que tenemos de estar donde estamos y, sobre todo, para cumplir nuestro sueño.

Las palabras se quedan cortas para expresar los sentimientos porque somos muy conscientes de que tenemos mucha suerte. Es por eso que queremos dar las gracias a todos los que en su día nos apoyaron y a día de hoy lo siguen haciendo: nuestros padres ,hermanos, sobrinos, tíos, primos, amigos, amigas y, por supuesto, a nuestros clientes, porque Arroal no somos sólo Ati, Rosa y Alberto, Arroal sois también vosotros.

1Comment
  • Rosanna
    Posted at 11:18h, 18 Junio Responder

    Buena gente, la de Arroal. Trabajadores, generosos, alegres, con iniciativa y amor por lo que hacen… si vas, volverás.

Publica un comentario